El viejo dilema de cada mañana, ¿el pantalón azul con el reloj de cuero? El vestido rojo con las botas marrones, ¿combina? ¿es elegante? ¿qué pensarán de mi en la oficina? Y es que la mayor parte de las personas saben lo que es perder el tiempo esos días en los que sencillamente “no estás inspirado” a la hora de vestirte o, mejor aún, “es que no tengo nada que ponerme”.

Fondo de armario de Zuckerberg. / Facebook

Fondo de armario de Zuckerberg. / Facebook

Pero no tiene por qué ser así, de hecho no para todo el mundo lo es. Hace apenas unas semanas Mark Zuckerberg abría de nuevo el debate sobre si es posible ser más productivo vistiendo todos los días igual. Y es que tras el nacimiento de su hija, volvía a las redes con una foto de su armario repleto de camisetas y sudaderas grises junto a la frase «Primer día de regreso después de la baja por paternidad, ¿qué me pongo?».

Cada vez más visionarios se apuntan esta técnica que ya en su día le funcionaba tan bien a Giorgio Armani, que siempre viste con traje azul marino (“No hace falta que me tome mucho tiempo para decidir sobre la ropa que me gusta llevar”). Porque sí, el mero hecho de evitarse elegir la ropa y los complementos cada mañana nos ayuda a ahorrar tiempo y, en consecuencia, ese tiempo puede ser aprovechado en otras cosas.

Lo más curioso de todo, es que esta decisión parece ser intrínseca a personas con un gran potencial creativo. Algo que de primeras puede chocar, ya que tendemos a pensar que una persona creativa querrá plasmar este don en todo lo que haga. Pero no, el creativo que realmente está enfocado a resultados, minimiza las decisiones triviales. Es el caso del presidente de Estados Unidos, Barack Obama. En una entrevista a Vanity Fair, el presidente explicó a qué se debía esta decisión. “Necesitas eliminar de tu vida los problemas del día a día que absorben las partes significativas de la jornada de mucha gente. Verá que sólo llevo trajes grises o azules. Estoy intentando recortar las decisiones. No quiero tomar decisiones sobre qué voy a comer o llevar porque tengo muchas otras decisiones que tomar. Necesitas concentrar la energía que usas para tomar decisiones. Necesitas crearte una rutina para ti mismo. No puedes estar distraído a lo largo del día por cosas sin importancia”, contó.

El problema es que para una fashionista la teoría es la teoría y en la práctica resistirse a combinar tu nuevo abrigo negro, tu precioso reloj de bambú o incluso la ropa para hacer running, se vuelve misión imposible. Te entendemos Mark, pero ¡estas gafas polarizadas INSIGNIA con lentes de espejo están pidiendo a gritos una bomber!